Activar una marca sin antes verificar si es consistente y coherente es como saltar de un avión sin paracaídas. Una tragedia.

Digamos que una marca es como un ser humano. Ambos tienen una identidad que los define y en base a la que obran. Pero, ¿qué pasaría si uno dejase de actuar bajo sus principios? ¿Y si lo que dijese y lo que hiciese no concordase?

 

Sé consistente. Transmite coherencia. Construye credibilidad. Gana reconocimiento. Crea marcas perdurables, memorables y consistentes en el tiempo. Veamos cómo…

 

¿Qué es la consistencia de marca?

La consistencia de marca es la capacidad que un negocio tiene de mantener en el tiempo una propuesta de valor diferencial, mediante una comunicación y un posicionamiento alineados con los valores y elementos que conforman su identidad.

 

¿Alguna vez te has preguntado cuántas veces has cambiado tu propuesta de valor, tu identidad o tu estilo de comunicación en los últimos años?

 

Cada modificación que haces genera fricción entre tu marca y tu público. No se llega a comprender qué es lo que quieres transmitir. No se construye una imagen fácilmente reconocible en la mente de tus consumidores.

 

¿Qué es la coherencia de marca?

La coherencia es la capacidad de una marca para expresar su propuesta de valor a través de distintos elementos comunicativos con un estilo homogéneo.

 

Una marca está formada por 3 dimensiones: la identidad visual, la verbal y la intangible. Para ser coherente, es esencial tener estos tres universos en mente al comunicar cualquier mensaje. Se generarán las percepciones adecuadas en la mente de los públicos objetivo. La marca será reconocida rápidamente y percibida como única y uniforme.

 

Imagina que Coca-Cola en su próxima campaña publicitaria pasa de utilizar tonos vivos rojizos de felicidad a tonos grises. O que Apple de repente empieza a utilizar una tipografía Serif como la que usa Mercedes. Seguro que te choca, te confunde e incluso te genera rechazo ¿verdad?

 

Necesitas un Brand Guardian en tu vida

Tu marca ya está creada. Lista para ser consistente y coherente. Con un plan de activación en marcha.

 

Muchos creen que se trata de darle a un simple botón para que todo vaya sobre ruedas. Pero activar una marca requiere de control y supervisión. La presencia de un perfil que vele por la marca y su correcta introducción en el mercado es fundamental.

 

 

Ahí entra en escena el Brand Guardian. Encargado de:

  • Cuidar la expresión de la marca en todos sus canales y formas
  • Revisar, descartar y actualizar procesos e iniciativas para la correcta aplicación de marca
  • Garantizar su consistencia en un mundo volátil y saturado
  • Hacer que su identidad perdure en el tiempo
  • Mantener su relevancia y reconocimiento en la mente de los consumidores con una imagen única y definida

 

Podría definirse como un abogado defensor de la marca. Se trata de un agente clave en la gobernanza y la estrategia del negocio. Es el puente que toda marca necesita entre su construcción y el cumplimiento de los objetivos establecidos.

 

¿La campaña de comunicación transmite la personalidad y esencia de la marca? ¿El tono de los textos es el correcto? ¿El influencer escogido para la colaboración está alineado con los valores de la marca? ¿Las aplicaciones visuales cumplen con los estilos del manual de identidad?

 

Son muchas las preguntas que un Brand Guardian debe hacerse para mantener en sintonía a la marca.

 

Un manual de marca es indispensable

Ahora bien, ¿cómo pretendes lograr que tu marca se exprese de manera uniforme y coherente sin un manual de marca? Plasmar en un documento la esencia de la compañía, los elementos gráficos que representan su identidad corporativa y las normas básicas para su correcto uso es clave.

 

Está muy bien que tú como empresario o directivo sepas cómo es la empresa, dónde está y hacia dónde quiere ir. Pero… ¿Y tu equipo? ¿Y tus proveedores? ¿Y tus clientes? ¿Ellos ya lo saben?

 

Determina la imagen que quieres proyectar en tu audiencia. Cómo quieres que se perciba y recuerde. Define bien cómo la marca se expresa a través de los elementos que permiten que cualquier persona la reconozca. Respetar todos estos elementos una vez pautados es clave para fortalecer y preservar la identidad de tu marca. Se traducirá en la mente de los demás como una empresa sólida con una personalidad exclusiva y homogénea.

 

ON-Brand vs. OFF-Brand

Una vez diseñado el manual de marca, la evaluación de las actividades de la marca en sus distintos puntos de contacto debe realizarse a partir de dos supuestos. ¿La marca está ON-Brand u OFF-Brand?

 

El primero deja claro que la marca se está adaptando a lo definido en el manual. Actúa bajo una identidad única y firme. Mientras que el segundo determina que la comunicación de la marca en sus actividades no se ajusta como debería. Ante esta situación, hace falta un Point To Action. Lo que se traduce en modificar y mejorar lo que se transmite adecuándolo a lo establecido.

 

 

Realizar este análisis no sólo ayudará a saber si lo planteado se está ejecutando bien o mal, sino también a conocer la capacidad que tiene la marca de ser eficiente, proactiva y eficaz.

 

Crea una marca poderosa, firme y sólida

Es vital que entiendas la importancia de ser consistente. De ser coherente. De contar con un manual de marca. De tener alguien en tu equipo que actúe como Brand Guardian. De mantener todas las piezas del puzle unidas.

 

¿Quieres una marca coherente y consistente, pero no tienes claro cómo definir las dimensiones de tu marca?

 

Resolveremos tus dudas en una sesión gratuita de brainstorming. Saldrás con el plan de ruta que tu marca necesita. ¡Anímate!